jueves, 20 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días, día 20: ¿Recuerdas aquel momento en el que se lió pardísima en una partida? ¿Qué pasó?

No.
Quiero decir, que no lo recuerdo, seguro que alguna vez se ha liado gorda, pero no lo suficiente como para que yo me acuerde. Recuerdo tonterías, como:
- Tienes delante un tío con una escopeta diciéndote que como te muevas te dispara.
- Me lío a puñetazos con él.
- Pero...
- Que me lío a puñetazos.
- Vale, 4d6 de daño, mueres con todo el cuerpo lleno de perdigones de la escopeta.

O esta otra:
- Vale, estáis en el pasillo del hospital, pero no os dejan pasar a la habitación.
- Me oculto.
- ¿Cómo?
- Que tiro por ocultar.
- Vale, te empiezas a esconder en el primer sitio que ves adecuado y todo el mundo se te queda mirando con cara rara.

Alguna vez que se han empeñado en que alguien que no sabía nada tenía que saberlo y lo han torturado hasta que se ha acabado inventando algún absurdo, una vez que perseguían a una chavala de noche por oscuros callejones diciéndole que la querían invitar a un chocolate caliente (al final la secuestraron y la obligaron a tomarse el chocolate) y todo cosas estúpidas y absurdas; pero que la liasen parda, no recuerdo.


Publicar un comentario