viernes, 30 de mayo de 2014

Mis inicios con el rol

Hace un tiempo leí esta entrada, y recordé cómo descubrí la existencia del rol y cómo empecé a interesarme.
Precisamente gracias a la película El Corazón del Guerrero supe que existían un tipo de juegos en los que uno podía vivir las aventuras de los dibujos, los libros y los videojuegos. También está el tema de que el chaval de la peli estaba pirado, pero di por hecho que eso no era consecuencia de sus aficiones, sino que era así y no había relación real entre ambas cosas. Y además Neus Asensi estaba de muy buen ver.
Precisamente en aquella época tendría entre 13 y 14 años, así que tenía las hormonas descontroladas.
Por aquel entonces ya había internet en las casas de algunos, y precisamente en mi barrio había una familia que tenían (los únicos de todo el barrio), y por suerte nos llevábamos bastante bien, así que me dejaron ponerme a buscar en su ordenador cosas sobre eso del rol. Y rebuscando encontré un par de manuales en pdf, Vampiro: La Mascarada y La Llamada de Cthulhu. Cabe mencionar que entonces, y ahora mismo también, no se veía un juego de rol en una librería de este pueblo ni de casualidad.
Todo esto lo metí en disquetes y me lo llevé a mi casa, donde lo restauré todo y me puse a echarle un ojo. A mí de nunca me ha gustado leer en la pantalla, así que leí el principio del manual de La Llamada (el relato, precisamente) y sencillamente me quedé prendado, pero mi vista no aguantaba aquello, así que decidí imprimirlo. Hay que tener en cuenta que lo que me descargué eran imágenes escaneadas, que usé una impresora de chorro mala y encima lo puse en calidad baja (la tinta era muy cara), así que lo que salió de ahí era aún más molesto de leer que en el ordenador.
Todo esto me llevó a dejarlo de lado, demasiadas complicaciones para algo de lo que no estaba seguro que fuese a sacar provecho.
Justo este
Pasaron unos años, no sé si uno o 10, tengo toda aquella época borrosa, y en el instituto hicieron una "feria del libro". Mirando lo que había me encontré La Llamada de Cthulhu y otros Cuentos, un pequeño librito con algunas historias de Lovecraft. Así que al día siguiente le pedí pelas a mi madre (mi nómina era nula entonces, es más, no sabía ni que existía esa palabra) y me lo compré, además encontré el Aquelarre por 12€ (ya había euros). Esa portada llamó mi atención al instante, el que no hubiese un título en la portada termino de despertar mi curiosidad y, cuando lo ojeé, vi que era "un juego de rol de esos", de los que hacía un tiempo que me había interesado, y este estaba en papel, se podía leer bien y me llegaba, así que me lo compré.

Por las tardes me apalancaba en mi cama y me pasaba la tarde leyendo, flipando con lo que contaba, y viendo por el rabillo del ojo las miradas que me echaba mi madre, supongo que temía que me convirtiese en un loco asesino sectario o algo así.
Así me pasé no sé ni cuanto tiempo, leyendo el libro enterito, mirando el bestiario una y otra vez, mirando las tablas de creación de personajes e imaginando cómo quedarían; aún me emociono al recordarlo.
Entonces decidí que yo tenía que jugar a aquello. Conseguí pringar a unos conocidos para que me acompañaran a la capital a comprar unos dados, porque aquí dados diferentes a los del parchís, ni de coña, y me hice con mi primer d10, d8 y d4; el d6 lo cogí del parchís, precisamente.
Mis primeros dados
Tras una explicación de cómo funcionaba el d4 y de hacer fotocopias a la hoja de personaje, conseguí convencer a unos amigos para probar (que era como el Final Fantasy pero en mejor), hicimos las hojas y empezamos la partida, pero la cagué (más info aquí), quise ser lo más realista posible y no estaba preparado para aquello, así que todo se fue al garete, y dejé el rol aparcado en una estantería.

Pasaron los años, acabé los estudios, tuve un grupo, murió, encontré trabajo de programador y ya ni me acordaba de la existencia de este tipo de juegos cuando por mi cumpleaños me regalaron unos comics, que os preguntaréis, ¿y eso que tiene que ver? Pues que los comics los compraron en Orion, la tienda acababa de abrir y tiene muchos juegos de mesa.
Esto era al principio, ahora está todo más amontonado
El tema es que nos empezamos a interesar por estos juegos, y entre unas cosas y otras dí con las asociación Ludere Aude. Aquí seguí jugando a juegos de mesa y "goliendo" por el foro vi varias cosas de rol que se habían hecho (y descubrí Radio Telperion, aunque ya era tarde :( ). Así que me volvió a despertar el interés por el rol.
Mi manual de D&D, de 4ª, sí 
Me bajé el manual del jugador de D&D 4ª en pdf y me lo leía en los ratos muertos del trabajo (No os cuento lo que aburre estar en el trabajo sin trabajo para que yo me haya leído un manual entero en pdf). Tras mucho intentarlo conseguí juntar a unos cuantos que estaban dispuestos a probar; así que antes de nada convencí a un miembro de Ludere para que montase una partida (no quería que volviese a pasar lo de Aquelarre, así que antes tenía que ver a alguien que sabía dirigir). Tras un par de sesiones y empaparme todo lo que pude con entradas en diversos blogs (lo siento, pero no recuerdo cuales fueron); me pillé el manual en papel y monté la primera partida.

Estuvimos mucho tiempo, jugando aquel grupo, hasta que por motivos personales de unos y otros lo acabamos deshaciendo.
Nos curramos una tabla cuadriculada borrable para jugar :)
Y desde entonces he ido descubriendo nuevos juegos (viejos en realidad, pero nuevos para mí), jugando con gente, he ido a jornadas, he organizado un concurso de módulos, una pequeña actividad para intentar que la gente conozca este tipo de juegos, he intentado escribir y sigo haciendo lo que puedo para jugar todo lo posible, hasta estoy intentando organizar unas jornadas en mi pueblo.

Ha pasado mucho tiempo desde que hice el primer intento, y al fin he conseguido hacer de esto una de mis aficiones, posiblemente la que más me ha gustado nunca; y espero que siga así muchos años, para echar un ratico tengo:



Publicar un comentario