lunes, 19 de mayo de 2014

Cthulhutech y el sistema Framewerk

Cthulhutech es un juego que, desde que lo conocí, me enamoré de él. Fue uno de los primeros que encontré cuando me puse a "redescubrir" el rol hace unos años, echando un ojo por la web de Edge.

Para quien no sepa de que va, una científica llamada Teresa Ashcroft descubre un libro de los mitos, gracias al cual empieza la investigación de lo que se llamará Arcanotecnología; una mezcla de la ciencia "normal" con una ciencia no euclídia que, por supuesto, costó la cordura a Ashcroft y a unos cuanto más.
Esto llamó la atención de los Migou, unos bichos alienígenas de Plutón, que se consideran nuestros dueños y siempre nos han visto como simples animales salvajes. Sin embargo, el desarrollo de este tipo de tecnología les hizo plantearse que podríamos llegar a ser una amenaza y que debíamos ser eliminados. Debido a la forma en la que los migou se reproducen, crear un ejercito para exterminarnos podría llevarles un tiempo que no estaban dispuestos a esperar, por lo que usaron su alto conocimiento del ADN humano para crear unos "clones" modificados, de piel negra como el tizón y ojos rojos (para que dieran mal royo y eso) a los que se les llamó Nazzadi. A estos nazzadi se les contó sabe dios qué y se enviaron a la Tierra con la misión de aniquilarnos, lo que originó la llamada primera guerra arcanotec. El tema es que como todo lo que se les había contado sobre su vida era una mentira, algunos de los mandos superiores, que sí sabían la verdad, tomaron consciencia y se revelaron, se unieron a nosotros y todo muy bonito. Ahora (2085) 4 de cada 10 personas son nazzadi, así que fíjate tú que bien se han integrado.
Una joven nazzadi antes de salir de juerga.
Pues eso, que todos tan felices, pero claro, no podía durar mucho, y la guerra había dado tiempo a los migou a crear un ejercito, y mandaron su nave colmena a destrozarnos, con un ejercito de robots gigantes con forma de bicho. Aunque nosotros no íbamos a ser menos y también teníamos nuestros robots gigantes, los llamados mecha; y segunda guerra arcanotec al canto. Pues ya podéis imaginar, mucha muerte y muchas explosiones.

Y claro, si no era suficiente con esto, aparecieron grandes sectas del rollo "la llamada", pero más a lo bestia. Por un lado en oriente llegaron los llamados Tormenta Devastadora, adoradores de Hastur (espera, vale, por ahora sigo vivo, con todos mis miembros y creo que no he explotado, sigamos) y por otro lado la Orden Esotérica de Dagón, adoradores de Cthulhu y profundos en su mayoría. Así que ya la hemos liado del todo; bueno, espera, que luego están los Hijos del Caos, estos adoradores de Nyarlathotep, que se ocultan tras la Corporación Chrysalis; que lo tenemos chungo para salir de esta, vamos.
A partir de la aparición de toda esta gente a la guerra se la llamó la Guerra del Eón.
Hay más historia, pero está mejor explicada en el libro (y ocupa bastante más) o en la Guía de Inicio Rápido, que podéis encontrar en la web de Edge.

Pasemos a lo que mola, a la hora de jugar puedes llevar a soldados del NGT (Nuevo Gobierno Terrestre), agentes de inteligencia, científicos, pilotos de mechas, que son los robots gigantes, pilotos de engel, que son robots aún más grandes y con parte orgánica, royo Evangelion; o los Tager de la sociedad Arcana, que son una gente que se ha unido en simbiosis a un monstruo de más allá del tiempo y el espacio y son enemigos directos de la corporación Chrysalis.
Los 4 Tager del básico
Framewerk (el sistema)

El sistema de Cthulhutech, llamado framewerk, usa dados de 10 caras. Nuestro personaje, entre otras cosas, dispondrá de 6 características básicas (Agilidad, Fuerza, Inteligencia, Percepción, Presencia y Tenacidad) además de una serie de habilidades.
A la hora de intentar superar una tirada, usaremos tantos dados como valor tengamos en la habilidad más adecuada (también podemos especializarnos en ciertos campos, lo que nos dará más dados), entonces tiramos los dados, sumamos nuestra característica y con eso deberemos superar una dificultad impuesta por el Guía (que es como lo llaman aquí).
Al tirar los dados hay varias formas de ver qué resultado ha salido:
- El dado más alto.
- La pareja, trío, etc. que sumen más. (Por ejemplo, si sacamos 3, 3 y 5 podríamos coger los dos treses, que suman 6).
- Si tiramos 3 o más dados podemos coger una escalera (3, 4 y 5, por ejemplo).

En caso de que estemos haciendo algo que simplemente nos vaya a costar un esfuerzo conseguir, tiraremos contra una dificultad, pero si tenemos una oposición de alguien, se harán tiradas enfrentadas: cada uno tira su habilidad y el digamos "atacante" debe superar el resultado del "defensor".
Además de todo esto tenemos los Puntos de Drama, que nos permiten modificar tiradas, añadiendo dados a nuestra tirada o restando a la del enemigo.
Esto en cuanto a las pruebas básicas, luego viene el combate.
A la hora de combatir siempre se usan tiradas enfrentadas, el atacante tira su habilidad y el defensor la correspondiente (hay una tablita), si tiene éxito ser calcula el número de dados de daño, se tiran, se tiran los dados de armadura del atacado y se mira cuánto ha recibido. Luego se mira a que escala de daño se ha llegado. Los personajes tienen una vitalidad, que no es todo el daño que pueden recibir, sino el que aguanta cada escala de heridas (que son Ileso, Superficiales, Ligeras, Moderadas, Grabes y Moribundo); cada una con unos penalizadores.
Bueno, pues el tema es que cada vez que el daño supera la vitalidad de uno de estos niveles, el restante se le asigna al siguiente y así hasta que no que da más que repartir.
Además tenemos reglas para ráfagas, fuego de supresión y varias cosas más, que no me voy a parar a explicar.

En cuanto a la publicación del juego, en España disponemos ya del manual Básico, el Vademecum y la pantalla; además de que se ha pido algo del Dark Passions. El precio no está mal y la calidad es bastante buena, aunque el básico (el mío al menos) da la impresión de que se va a desmontar, pero no, ahí sigue aguantando el tío.

Mi opinión: Cthulhutech es un juego que me encanta, me enamoré de él en cuanto lo vi. Todo ese popurrí de cosas me flipa y el trasfondo y todas las posibilidades que ofrece me tienen alucinado; si es verdad que hay veces que puede resultar complicado mezclar ciertos personajes (es difícil meter un Engel en una misión de sigilo).
En cuanto al sistema, fuera de combate lo veo robusto y bastante ágil, pero una vez llega el combate se me atraganta, me resulta demasiado espeso y tedioso, demasiadas cuentas, números demasiado altos, etc.
Entiendo que habrá gente a la que le gusten los sistemas de combate tan complejos y detallistas, pero yo no sé si es que me he acostumbrado a juegos más abstractos o más simples, que esto me resulta extenuante, que tengo que usar calculadora :(
Pues eso, que el sistema de combate me resulta demasiado pesado, así que he pensado que voy a intentar adaptarlo a otro más ligero, Fate Acelerado, lo mismo, que como es acelerado seguro que es rápido :P

Y todo esto viene a que este domingo probamos el juego (mi 3ª vez dirigiendo la Piedra Ortanach, que nunca hemos conseguido acabarla); y además de que, en general, la gente estaba pasota y más pendientes del fútbol que de la partida, decidieron que lo mejor era ir liándola parda y encima a mí me estaba costando llevar los combates, pues acabé matándolos a todos. Un desastre, vamos; pero a veces pasa.



Publicar un comentario