martes, 6 de mayo de 2014

Se acabó Zona Lúdica


Este pasado fin de semana estuvimos disfrutando de Zona Lúdica, y ya ayer tuve que volver al trabajo, pero bueno, lo que importa es que me he traído muchos buenos momentos, además de un cargamento de juegos.

Además, da la casualidad que las primeras jornadas a las que acudí fueron las Zona Lúdica 2013, de las que me enteré por pura casualidad y tuve potra de pillar habitación, pero lo importante es que las descubrí; y aunque en esa ocasión me resultaron un poco aburridas, ya que no conocía a nadie y descubrimos las demostraciones el último día, este año he podido disfrutar de varias demos, partidas con gente que he conocido a lo largo de este año y durante TdN y gente que conocía sólo de internet.

Pero lo importante y a lo que viene todo esto, juegos que he descubierto:

Ricochet Robots: con la demo de este juego iniciamos las jornadas. El jueguecito es sencillo: hay cuatro robots (hay una modalidad con un quinto) que están situado en el tablero, en el que hay una serie de símbolos. Uno de los jugadores coge una ficha y tiene que llegar en el mínimo número de movimientos posibles con el robot correspondiente, teniendo en cuenta que los robots van rectos y solo frenan contra las paredes u otros robots. Es un juego de mucho pensar, que requiere una buena visión espacial y capacidad de memorizar y planear las rutas más adecuadas.

¡De mudanzas!: Este lo probamos con unos amigos, para hacer tiempo. El juego consiste en colocar fichas, que representan los muebles, en camiones de mudanzas, no dejando nada fuera y aprovechando el camión al máximo. Cada jugador tira unos dados que indican cuántas fichas de cada tipo debe coger. Tras esto todos los jugadores dan la vuelta a sus camiones, que tenían frente a sí boca abajo, y eligen el camión más adecuado, no pudiendo coger el propio. Las piezas tiene cierto valor, las que se queden fueran del camión hacen que el jugador pague el doble del valor que tienen, y los huecos vacíos en el camión cuesta a 1. El que menos haya pagado cada ronda gana 10 euros o dólares o lo que sea. una vez alguien se queda sin dinero se acaba el juego y el que más conserve ha ganado la partida.

Last Will: En este juego, el tío forrado de todos los jugadores ha dejado como última voluntad que un dinero a cada uno de sus sobrinos, y el que logre gastarlo todo será quien se quede con toda la fortuna. Cada jugador debe hacer lo posible por gastar todo lo que tiene, yendo al teatro, comprando casas y vendiéndolas mucho más baratas, dando fiestas y pegándose cenacas. Es un juego muy entretenido, y de los que más disfruté de las jornadas.


Leyendas de Andor: Este lo probamos mi señora y yo una tarde que no sabíamos qué hacer. En el juego eres un héroe y debes cumplir una misión, una leyenda. Es un juego cooperativo en el que al final debes salvar el reino y tienes el tiempo y un montón de bichos en tu contra, al menos en la leyenda de inicio. Divertido, aunque no pudimos impedir que unos monstruos destrozarán nuestro bienamado reino. :_(


DC Deck-Building Game: Este lo jugué con unos amigos una noche que me acoplé a ver una partida de Krosmaster que estaban jugando. Es un juego de construcción de mazos, de esos que empiezas con un minimazo y vas comprando cartas a base de recursos, pero todo tematizado con los héroes de DC, que no pude conseguir a Supergirl, cagoenla.




Krosmaster Arena: No sé si será un invento del demonio o una obra divina, pero el juego es 150% atractivo, los monigotes cabezones son preciosos, todo en general es precioso, y yo ya lo estoy buscando; a pesar de que me aconsejaron que mejor me esperase al quest, pero es que es tan precioso. El tema de este juego es hacerse un equipo y luchar contra el de otro jugador en el tablero. Cada muñeco tiene sus ataques y sus habilidades, y nada, ir moviendo, si está al alcance pegas y desarrollas la mejor estrategias posible. Pero los muñecos, eso es lo que más mola.

Gardens: Para mí este fue el juego de las jornadas, y no porque me gustara especialmente, sino porque a mi novia le encanto, y creo que pudo jugar como 6 o 7 partidas, y porque no pudo más; aunque en la estantería lo tiene, así que ya caerá otra. En le juego eres un jardinero que tiene que formar parterres con predominancia de su color. Me intento explicar: es un juego de losetas, cada loseta tiene en las esquinas florecitas del color de alguno de los jugadores; así que cuando hayas juntado 4 esquinas con la mayoría de flores de tu color pones una ficha para marcar que es tuya. Para poner una loseta uno de tus jardineros (tienes 2) tiene que poder llegar por el camino que se forma. El primero en poner 8 fichas gana, y en caso de empate se desempata a menos esquinas de tu color. Ya, me explico estupendamente yo.

Ikonikus: Este tuvimos la suerte de jugar la demo de manos de su autor, Manu Palau; que intentó convencernos para jugar el torneo, pero no es el tipo de juegos que personalmente me gusta para competir; aunque si que ahora forma parte de mi estantería.
El juego es sencillo y divertido, cada jugador roba tres cartas en las que aparece una imagen, un plantea qué se siente en cierta situación (lo que se le ocurra), y los demás juegan una de sus cartas boca abajo, eligiéndolas de forma que representen una emoción que pueda despertar tal situación. Se mezclan y el jugador que ha hecho la pregunta las levanta, buscándoles un sentido (cosa difícil algunas veces), y decide cuál se aproxima más a lo que él/ella siente o sentiría. El primero que haya acertado tres veces gana.

Más allá de Tebas: Aquí eres un arqueólogo que durante tres años debes estudiar y realizar excavaciones para obtener reliquias y así poder hacer exposiciones. Cada cosa que haces cuesta tiempo y una vez hayan pasado los tres años se acabó, por lo que cómo lo administres es importante. Cada jugador viaja a las ciudades del juego, donde puede adquirir conocimiento y otros recursos para luego hacer sus excavaciones. Al excavar, dependiendo del conocimiento que tengas de la zona sacas un número de fichas de unas bolsas, en las que puedes encontrar reliquias o arena (y hay mucha arena). Cada reliquia y exposición que realices, además de ciertas cartas, conceden puntos de victoria, y el que más puntos tenga al final de la partida gana. La verdad  es que el juego está bastante entretenido.

Maratón Lúdico del tío Steve: Los juegos de Steve Jackson son un tipo de juego que a mí, para un ratico, bien; salvo el Munchkin, odio ese juego. Y esto son 7 juegos de un tirón. Que echamos la tarde y no está mal; y además me tocó un pin y tres marcapáginas, que aunque parezca que no, los marcapáginas nunca sobran.





Vuelta Rápida: En Zona Lúdica se hace un concurso de prototipos, y los autores suelen enseñarlos, yo el único que he probado ha sido este, que mira que guapo que está Pepe en la foto que he encontrado.
El juego consiste en tirar unos dados que te indican los movimientos que haces con tu moto, y luego tienes que representarlos mientras los demás jugadores intentan adivinarlos, lo que a mi me da mucha cosica, ponerme a hacer ruidos de moto y simular giros; aunque cuando no me tocó tirar los dados me lo pasé bien, y las risas están aseguradas.


Creo que no me dejo ninguno, pero mi memoria es funesta y son muchas cosas.
También me quedé con ganas de probar el 10 negritos de PEKÁ editorial, pero entre unas cosas y otras fue imposible. Además descubrí la existencia de un juego de mesa de Firefly, que algún día tengo que apañármelas para jugar.

También me vine cargado de juegos, que cuando llegué a casa y me di cuenta que no me había acordado que no tenía espacio para nada, me tocó jugar al tetris.

Y bueno, ya está, si me acuerdo de más juegos los pondré, y hasta el año que viene.
Publicar un comentario