jueves, 9 de octubre de 2014

Lo maravilloso de tener una buena memoria

Que imagino yo que tiene que ser maravilloso porque, ente mis muchos defectos, uno de los que más destaca es mi mala memoria, pésima.

Esto hasta hace unos años no era realmente un problema, salvo para los exámenes, pero no me afectaba en otros ámbitos. Sin embargo, de unos años hasta ahora me está dando bastante la lata.
Todo comenzó cuando encontré trabajo de informático; antes había pasado por invernaderos, carnicerías, supermercados, ventaneros y alguna cosa más. Pero el curro de desarrollador suele necesitar de recordar cosas más que los demás, sobre todo cuando te vienen a preguntar por algo que hiciste hace un mes, o la semana pasada, o antes de ayer; y te das cuenta de que o no recuerdas qué hiciste, o directamente no recuerdas ni haber hecho nada del estilo. Todo esto se soluciona llevando bien apuntado lo que vas haciendo, y dedicando un rato das con lo que te hace falta.

Pero el problema me vino cuando empecé con esto del rol hará 2 o 3 años. Al principio bien, sólo había leído D&D 4 y La Llamada de Cthulhu, ambos usan sistemas muy distintos y son sólo dos.
Pero, a día de hoy no sé ni cuantos juegos he leído, además de sistemas distintos, unos muy diferenciados y otros muy similares. Esto hace que en mi cabeza haya un popurrí de cosas, de reglas, habilidades, todo bien mezcladito; y esto suele tener el problema de que, o pido tiradas de una habilidad que no existe en el juego porque es de otro, o hago cálculos que son una mezcla entre reglamentos o directamente no me acuerdo de cómo trata una situación el sistema.
Luego está el tema de no recordar cosas que he leído, que me ha pasado hace poco con los aspectos de Spirit of the Century; y sigo sin saber qué es lo que no recuerdo, así que toca otra lectura.

Y poco más tengo que decir, y si lo tenía ya no me acuerdo.

¿Vosotros tenéis estos problemas de mezclar sistemas o de no recordar cosas? ¿Cómo lo afrontáis?


Publicar un comentario