miércoles, 31 de octubre de 2012

Mi historia con la música

No suelo hablar de mí, y aún menos por internet, pero a pesar de ser un tema personal tampoco es nada grave, así que adelante.

Hoy en día escucho mucha música y de muchos estilos, desde el punk, rock, blues hasta el pop o incluso el heavy, pasando por muchos otros como reggae o el ska.
Pero esto no fué siempre así, cuando era un criajo no me gustaba la música, mejor dicho, no me gustaba la música que me llegaba. Con esto me refiero a la música que se escuchaba a finales de los 80's y principios de los 90's en la tele, la radio o las discotecas.

Esto preocupaba bastante a mi madre, que no entendía que a alguien no le gustara la música, pero claro, la movida madrileña no me gustaba ni me gusta, Alaska y ese rollo no es lo mío.
Una mañana de un fin de semana mientra había anuncios en los dibujos me puse a cambiar a ver qué más había, y en La 2 ponían un concierto de música clásica, resulta que me gustó y me quedé viendolo, a esto que mi señora madre se dió cuenta y pensó que eso era lo mío (que rarico es el niño); aún conservo algunos discos de Chopin, Beethoven o Mozart que me compró. Aunque claro, si mi padre hubiese escuchado su música alguna vez en casa se hubiese dado cuenta que Dire Straits, The Doors o Deep Purpple también me gustaba, pero eso llegó más tarde.

Un año a mi hermana el regalaron un equipo de música por su cumpleaños, y direis ¿y? Pues que el equipo era de doble pletina, a mi padre le dejaron una cinta de Extremoduro, el Agila, y al final me tocó a mí grabarla (siempre he sido el recurso ante cualquier tecnología).
 

Y, aunque Extremoduro es un grupo que al principio cuesta que entre, me acabó gustando, hasta el punto de que fuí un verdadero fan (aún conservo algunas camisetas, llavero y tengo la discografía original hasta el recopilatorio que sacaron) . Y eureka, al niño le gusta el rock; joder, no podrían haberlo pensado antes, bueno, pero aún quedaba mucho por llegar.

Durante años empecé a escuchar rock nacional e internacional y un día mi querida madre llegó del centro comercial con un disco que había en oferta: Aztitud alternativa. Consistía en cuatro discos de estilos difernetes, que denominaban como: Alternativo, Radikal, Metal y Hip-hop.
Pues me puse a escuchar los discos, el de hip-hop lo deseché rápido (el único grupo del estilo que me gusta son Los Chikos del Maiz; y sólo algunas canciones), el de metal sólo Los Suaves tenían un pase. En cuanto al alternativo había algunos grupos más que me gustaban: Sonotones, Strawberry HC y Kannon.
Entonces descubrí la panacea, el radikal, joder, algunos de esos grupos son aún hoy de mis favoritos: El ultimo ke zierre, Parabellum, Cicatriz o Gérmenes. (a El último ke zierre los estuve viendo este sábado pasado en el Rock Albox).
A partir de ahí he ido escuchando todo lo que ha llegado a mí y siempre dándole una segunda oportunidad, que hay veces que las cosas no entran a la primera por el motivo que sea.

Pues eso, que me gusta el punk sobre todas las cosas y luego otras muchas cosas, incluso Hombres G. Esto me lleva a hacer inciso en una cosa, a lo largo de mi vida he conocido a mucha gente "liberal", a la que le gustaba el rock, el punk, el heavy (que a mí no me hace mucha gracia, por si a laguien le interesa) que con todo su pensamiento abierto y su comprensión a todo el mundo, me han criticado y mirado mal por gustarme cierta música; enumero algunos (Hombres G, Bebe, The Corrs y muchos otros que ahora no caigo, mi mala memoria.) Y siempre me ha llamado la atención que esta gente que va de liberal no tolere que otra gente tenga gustos diferentes, a mí no me gusta Metallica (exceptuando Nothing else matters con la sinfónica) y no critíco a quien le gusta, pero bueno, cada uno. Lo que si que me da rabia es la gente que solo "le gusta" la música que le dan los medios, que no hacen por escuchar otras cosas, que quien sabe, puede haber algo que te guste más que el pop comercial y el reggaeton (quizá ni siquiera les guste, pero como es lo único que han escuchado; que conozco un caso), pero bueno, cada uno es libre de hacer lo que quiera.

Bua, me callo ya, que me pongo cansino, para terminar un temita:

 

Ale, a disfrutar.

Publicar un comentario