martes, 27 de marzo de 2012

El despertar del faraón.

Junto con algunos miembros de Ludere Aude estoy jugando la I Liga Nacional de Arkham Horror de Edge, para entrenar para cuando salga la IV.

Bueno, ayer jugamos por segunda vez el cuarto escenario; y, por fín, lo terminamos.

Bien, la cosa al principio fue normal, un portalito y un rumor (En cada fase de mitos tira un dado, 1 y 2 ficha de perdición al canto). Empezamos bien.

Bueno, la cosa normal, seguna carta de mitos y oleada de monstruos. Ocho bicharracos en la misma localización. Ahí pasó algo interesante: Jenny Barnes, escopeta en mano, acabó con todos, ella solita.

La cosa seguía bien, tres portales, y estabamos cuatro en otros mundo, Gloria Golberg tenía algo para volver al portal que quisiese, así estabamos preparados para el próximo portal.

Entonces, para variar, la cosa se torció, gracias a un puente que estaba de mirame y no me toques, terminamos tres perdidos en el tiempo y el espacio.

Y la todo empezó a ir a peor, conseguimos cerrrar un portal, solo uno gracias a nuestro intrépido arqueologo, Moterrey Jack.

Pero al final, no tuvimos oportunidad, se abrieron demasiados portales y Nyarlathotep surgió reptando, así que nos vimos obligados a enfrentarnos a él.

La lucha fué tensa, hacha en mano Dexter Drake (mi investigador) junto a los demás nos liamos a ostias, gracias a la suerte y a un pedazo de hechizo que me daba +3 de sabiduría conseguí sobrebibir junto con Mandy Thompson, quien acabo a tiros con la muerte de nuestro querido amigo Niarly.

Bueno, y para celebrar que otra vez habían salvado al mundo, Mandy y Dexter acabaron en el Motel Hibb haciendo, bueno, las cosas que hacen un hombre y una mujer en un motel, si, es lo que todos pensais, dormir.
Publicar un comentario